15 de enero de 2015

Neuschwanstein, el Castillo del rey loco

“Es bonito experimentar las diversas sensaciones que es capaz de crear un lugar y además, cómo estas pueden cambiar en función de la meteorología”. 

Eso pensé cuando visité el Castillo de Neuschwanstein por segunda vez, durante un día soleado después de haberlo conocido en un día envuelto en la niebla. En mi caso, me impresionó más con niebla ya que parecía que estaba en una película donde en cualquier momento podía aparecer cualquier cosa. Pero eso también tiene sus inconvenientes, desde lo alto no se veía nada claro, a ratos un trozo del lago, un poco de monte… así que era impresionante verlo con niebla pero malo para capturar los momentos en fotos.


Como veis en la foto superior, el Castillo de Neuschwanstein se encuentra en lo alto de un monte en Schwangau cerca de la ciudad de Füssen, rozando la frontera de Austria. Si vais a viajar unos días a Múnich, tenéis que aprovechar para hacer una escapada a este castillo de cuento que se encuentra a dos horas de la capital de Baviera.

En caso de que vayáis en tren desde Múnich, tendréis que bajar en la estación de Füssen, donde merece la pena dar una vuelta. Es una pequeña ciudad de calles medievales y casas de bonitas fachadas rodeadas por el paisaje de los Alpes. 

Füssen
Más que nada os recomiendo pasear un poco por sus calles ya que para ver hay pocas cosas: el Hohen Schloss y el Monasterio de San Mang, ahora parte del Museum der Stadt Füssen donde se expone la historia de la ciudad y su tradición en la fabricación de violines y laúdes. 

El Museum der Stadt de Fussen
Para ir al Castillo de Neuschwanstein desde Füssen lo mejor es coger el autobús que encontrareis junto a la estación de tren. Una vez allí, podéis visitar el famoso castillo que mandó construir el rey Luis II, o el otro más pequeño donde creció que construyó su padre, Maximiliano II, el Castillo de Hogenschwangau.

Castillo de Hohenschwangau
Castillo de Hohenschwangau
No creo que valga la pena subir a Neuschwanstein en carruaje (6€/pax), os recomiendo que subáis en autobús (1.80€/pax) y bajéis andando o mejor, que hagáis ida y vuelta a pie y vayáis disfrutando del entorno tan especial que crean las vistas al lago y los altos árboles que rodean el camino. La mejor vista del castillo y la más conocida es desde el puente de María (Marienbrücke).

Carruaje de caballos
Si vais a hacer el tour del interior del Castillo (12€/pax), en modo de audioguía, es mejor que cojáis los tickets con antelación por Internet para poder elegir la hora que os interese; sino seguramente tendréis que esperar cola para conseguirlos y hacer tiempo hasta que os toque entrar. Tanto si los compráis al momento o por Internet, acordaros de cogerlos antes de subir al castillo en el Ticketcenter del pueblo (Hohenschwangau). 

Mirador del Castillo de Neuschwanstein
Como os podéis imaginar, la construcción del castillo del rey loco esconde una interesante historia:

Luis II de Baviera, fue rey de Baviera desde 1864 hasta su muerte en 1886. Subió al trono a los 19 años sin estar de acuerdo con ello. Tenía una personalidad fuerte, de espíritu artístico y no le gustaban las reuniones y actos oficiales a los que tenía que acudir así que hacía que pusiesen la música a tope para escuchar lo menos posible a la gente. Cada vez, se fue aislando más y centrándose en sus fantasías: la construcción de sus castillos. De este modo, como no estaba realizando su labor como debía, trataron de declararlo demente y misteriosamente, cuatro días más tarde lo encontraron muerto en el lago de Starnberg.  
Castillo de Neuschwanstein
A parte de Neuschwanstein mandó construir dos palacios inspirados en Versalles: el Palacio de Herrenchiemsee en la isla del lago Chiemsee y el Palacio Linderhof, muy cerca de Neuschwanstein. Este último, es el único que vio terminado ya que murió antes de terminar las obras del otro palacio y del castillo. 

Es curioso que aunque a Luis II no le gustaba relacionarse, su Castillo de Neuschwanstein es uno de los más visitados de Europa. Os recomiendo que si tenéis la oportunidad, visitéis este Castillo y sus alrededores que guardan interesantes historias en un entorno mágico

Vistas desde el Castillo de Neuschwanstein


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Home Post antiguo Home